Bebe y comete el envase: la era biodegradable

Envases no biodegradables acaban en el mar

Un ingenio cautivador

Ari Jónsson, es un estudiante de diseño de producto cuyo ingenio ha cautivado a la comunidad ecológica de todo el mundo. Su propuesta para hacer envases sustitutivos al plástico combinado polvo de algas rojas con agua, podría acabar en un futuro con el grave impacto que el derivado del petróleo causa sobre el medio ambiente. Jónsson expuso el proyecto durante el festival de diseño DesignMarch (Reykjavik) del 10 al 13 de marzo de 2016, después de leer acerca de la cantidad de plástico residual producido todos los días, el diseñador se vio en la obligación ética de desarrollar un material sustitutivo.

 «¿Por qué estamos utilizando materiales que tardan cientos de años en degradarse en la naturaleza para beber de una sola vez y luego tirarlos?»

Comenzó a estudiar los pros y contras de diferentes materiales para determinar cual podría ser adecuado para usar como una botella de agua. Finalmente, se encontró con una forma de agar en polvo, una sustancia derivada de las algas bastante conocida en la industria, especialmente en la alimentaria, ya que se usa como gelificante en la elaboración de muchos productos. También es de frecuente utilización en laboratorios, ya que se puede usar como medio para cultivos en microbiología, entre otros usos.

PROCEDIMIENTO: 

  • Se agrega agua al polvo de agar, (proporciones exactas) dando lugar a un material gelatinoso. Calentar lentamente la sustancia.
  • Verter en un molde en forma de botella (previamente guardado en el congelador.)
  • Después giramos el molde sumergido en un cubo de agua helada, hasta que el líquido del interior toma la forma de botella.
  • Luego se enfría en el refrigerador durante unos minutos y ya puedes extraer la nueva botella de agar del molde.

Lo curioso de este hallazgo es que mientras la botella contiene agua mantiene su forma y cuando la botella está vacía automáticamente empieza a disolverse. Como la botella está hecha de materiales 100% naturales es segura para beber, comenta Jónsson que el único inconveniente viene dado si el agua es almacenada durante mucho tiempo, lo cual hace que el agua adquiera un ligero sabor a alga, aunque este astuto estudiante de diseño sugiere que para aquellas personas en cuya dieta alimentaria incluyen este tipo de vegetales todo son ventajas, ya que al acabar de beber el agua puedes comerte la botella.

Las algas se han convertido en los últimos tiempos en una de las materias orgánicas más interesantes para los diseñadores/investigadores de producto. Otros usos empleando las algas como materia prima:

  • Como revestimiento arquitectónico
  • Pantallas de lámparas
  • Hilo para tejer alfombras
  • Tinte para teñir textiles
  • Fuente de energía para edificios.
Cookie Man

Ecoolism utiliza cookies para mejorar tu experiencia de compra online, más info.